Como otros compuestos químicos, el CBD afecta a nuestros cuerpos al unirse a los receptores que se encuentran en la superficie de las células, proteínas ancladas a la membrana celular que actúan como transductores de señales, iniciando así ciertas respuestas fisiológicas. Podríamos decir que estos receptores actúan como «puntos de acceso» a las células y cuando estos compuestos (como el CBD) encajan con estos puntos de acceso, se les dice a las células qué deben o no hacer.

Para que el CBD pueda entrar en nuestro organismo y dar estas instrucciones, primero tiene que atravesar la membrana celular enganchándose a una proteína. Esta se llama FABP, y esta proteína en cüestión también se encarga de ayudar al THC y a los endocannabinoides (los cannabinoides endógenos) a llegar a la célula. 

El CBD tiene una afinidad muy fuerte con tres tipos específicos de FABP, por los cuales compite con los demás endocannabinoides para usar estas proteínas como medio de transporte. Por esta razón, el CBD provoca que lleguen menos anandamidas (uno de los principales cannabinoides endógenos) a las células. Cuando estas proteínas llegan a célula, se desintegran. Gracias a la actuación del CBD pero, se reduce el proceso de desintegración de este cannabinoide y, por ende, aumentan los niveles de endocannabinoides en el cerebro. Esto tiene un efecto muy positivo, especialmente es muy beneficioso para la neuroprotección.

El CBD entra en sinergia con los receptores de serotonina, las encargadas de controlar el estado de ánimo, dolor y sueño.

Sabemos también que el CBD entra en sinergia con los receptores de serotonina 5-HT1A. Estos receptores transportan las neuronas encargadas del control de las emociones, del estado de ánimo, del dolor o del sueño, entre otras funciones. Los podemos encontrar en el sistema nervioso central, en el periférico y son los encargados de modular la ansiedad, la depresión, el insomnio, la libido, el apetito, etc. De este modo, activando este receptor, el CBD ofrece un efecto, por ejemplo, antidepresivo.

¿Qué es la Anandamida?

La anandamida es un endocannabinoide que pertenece a la clase de amidas acidas grasas. La palabra “ananda” viene del sánscrito y significa beatitud, ya que produce felicidad. La anandamida interactúa con los receptores CB1 en el sistema nervioso y CB2 en el sistema nervioso periférico.

Se trata de una sustancia muy débil que se descompone de manera muy rápida. Se sintetiza en las zonas del cerebro donde se gestiona la memoria, la motivación, y los procesos cognitivos superiores y el control del movimiento. De esta manera, la anandamida influye en sistemas fisiológicos como el dolor, la regulación del apetito, el placer y la recompensa.

La anandamida y los receptores CB1 tienen un papel crucial en la ovulación, así como en la implantación del gameto fecundado en el endometrio, o el revestimiento del útero. Se ha demostrado que son necesarios altos niveles de anandamida para una ovulación exitosa y que los niveles más bajos son ventajosos durante la implantación del gameto en el revestimiento del útero. El mismo estudio también indicó que los niveles de anandamida son altos entre la 4ª y 5ª semana de gestación, y la cae a niveles muchos más bajos durante la 6ª semana. La AEA en diferentes gradientes de concentración, es decisiva para el ciclo reproductivo y el correcto desarrollo fetal en las primeras semanas de gestación.

La anandamida y el CBD

Tal y como hemos visto, el CBD compite con la anandamida al ligarse con las FABP, es por ello que al actuar como inhibidores de la recaptación de Anandamina, el CBD y el THC ayudan a prolongar la actividad de la Anandamida en superfícies como las neuronas y otras células al impedir su desintegración. Según el estudio Cannabidiol’s Upregulation of N-acyl Ethanolamines in the Central Nervous System Requires N-acyl Phosphatidyl Ethanolamine-Specific Phospholipase D realizado a finales del 2018, el CBD puede aumentar —así mismo— la producción de Anandamida. Este estudio sobre Anandamida, efectos y su relación con el CBD y THC, dice que el THC tiende a disminuir los niveles de Anandamida y los lípidos que están relacionados a ella. Aunque, remarca que una combinación entre ambos cannabinoides tiene un efecto diferente en cada organismo modificando el perfil lípido de las células de manera diferente en cada molécula.

La anandamida se produce en el cuerpo a demanda y es desintegrada por la enzima FAHH. Según creen algunos científicos, un mayor nivel de felicidad en las personas depende de manera directa de la cantidad de Anandamida que hay en el cuerpo.

Un alto nivel de Anandamida se relaciona con bienestar y felicidad, mientras que un nivel bajo se vincula a depresión y problemas de ansiedad.

Podemos incrementar los niveles de Anandamida de varias maneras: mediante la realización de ejercicio físico, con consumo de algunos alimentos (chocolate de más de 85%, trufas, frutas y verduras frescas) y mediante el CBD.